Los distribuidores tienen los días contados

 

Para entender acerca de este tema, primero debemos hablar un poco sobre el manejo de los canales de comercialización. Una empresa no se abastece por arte de magia, hay una serie de procesos detrás de este hecho que debemos estudiar.

En primer lugar, tenemos a los agentes, este personal representa a las marcas, es el encargado de poner en contacto a la misma con los distribuidores, tiene la responsabilidad de hacer el negocio de compra directa con el fabricante. Un mismo agente puede representar a varias marcas.

Luego este producto que el agente ya se encargó de negociar, irá a los galpones distribuidores, en estos lugares será almacenado para luego distribuirse a todas las tiendas donde se venderá. Son especialistas en la venta al mayor, normalmente el agente les vende los productos en cantidades muy grandes (toneladas o miles de unidades), ellos se encargan del mayoreo por kilos o piezas.

Gracias a la automatización se ha pensado que la figura del distribuidor podría desaparecer dado que cada vez más marcas tienen acceso directo a los fabricantes, esto logra que abaraten sus costos y ofrezcan un servicio más directo en cuanto a tiempo de entrega y la garantía de un producto que viene del fabricante al consumidor en una línea más directa.

Tal como Tecnocio, que ofrece sus servicios del fabricante al comprador, no obstante, no todo está perdido para los distribuidores, ya que mientras existan grandes couriers es bastante complicado que sus servicios de almacenamiento en masa dejen de ser utilizados.